fbpx

La obesidad vinculada al coronavirus

La obesidad vinculada al coronavirus, especialmente para pacientes jóvenes.

Los estudios muestran que los jóvenes con obesidad tienen más probabilidades de ser hospitalizados, incluso si no tienen otros problemas de salud. Como la obesidad es un tema que nos preocupa muchísimo, nos hemos permitido traducir un artículo del New York Times. Estados Unidos es uno de los países del mundo con un índice de obesidad más alto. Pensamos que puede ser muy útil su perspectiva.

La obesidad puede ser un agravante para el coronavirus, según nuevos estudios. Es un hallazgo alarmante para Estados Unidos, que tiene una de las tasas de obesidad más altas del mundo.

Aunque las personas obesas, con frecuencia, tienen otros problemas médicos. Los nuevos estudios señalan que la enfermedad del COVID-19 es el factor de riesgo más importante para ser hospitalizado con Covid-19. Los estudios muestran que los jóvenes con obesidad parecen tener un riesgo particular.

La investigación es preliminar, y no está revisada. Pero respalda los informes de los médicos que dicen haber sido sorprendidos por la cantidad de pacientes jóvenes. Gravemente enfermos con obesidad, respecto a otros jóvenes con estilos de vida más saludables.

Nadie sabe por qué la obesidad empeora el Covid-19, pero abundan las hipótesis.

Algunos pacientes de coronavirus con obesidad ya pueden tener una función respiratoria complicada. La obesidad abdominal, más prominente en los hombres, puede causar compresión del diafragma, los pulmones y la capacidad del pecho. Se sabe que la obesidad causa inflamación crónica de bajo grado y un aumento en las citocinas proinflamatorias circulantes. Que pueden desempeñar un mal papel en los resultados de Covid-19.


Alrededor del 42% de los adultos estadounidenses, casi 80 millones de personas, viven con obesidad. Esta tasa es muy superior a la de otros países afectados por el coronavirus, como China e Italia. La obesidad se define por una medida llamada índice de masa corporal. Que se basa en una fórmula que divide el peso en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros. Alguien que mide 1,70 cm  pesa 90 kg. tendría un I.M.C. (índice de masa corporaI) de 31,1 que se considera obeso.

Los nuevos hallazgos sobre los riesgos de obesidad son malas noticias para todos los estadounidenses. Particularmente para los afroamericanos y otras personas de color. Que tienen tasas más altas de obesidad y ya están soportando una carga desproporcionada de muertes por Covid-19.

Según los expertos, las altas tasas de obesidad también prevalecen entre los estadounidenses blancos de bajos ingresos. Que también pueden verse afectados negativamente.

Hasta ahora, más de la mitad de las muertes de Covid-19 en los Estados Unidos han sido en Nueva York y Nueva Jersey. Pero los nuevos hallazgos significan que el coronavirus podría cobrar un alto precio en regiones como el Sur y el Medio Oeste. Donde la obesidad es más frecuente que en la parte noreste.

“Si la obesidad resulta ser un factor de riesgo importante para las personas más jóvenes, y observamos el resto de los Estados Unidos. Donde las tasas de obesidad son más altas que en Nueva York, eso será motivo de gran preocupación”. dijo el Dr. Roy Gulick , jefe de enfermedades infecciosas en Weill Cornell Medicine. “Podremos ver a muchas más personas jóvenes hospitalizadas”.

La revisión del Dr. Gulick de los datos de los primeros 393 pacientes de Covid-19 ingresados ​​en NewYork-Presbyterian / Weill Cornell Medical Center y NewYork-Presbyterian Lower Manhattan Hospital. Identificó la obesidad como un factor de riesgo para la enfermedad del coronavirus. También descubrió que entre los adultos menores de 54 años, la mitad son obesos.

Uno de los estudios más grandes de EEUU, para identificar la obesidad como un factor de riesgo en la enfermedad de COVID-19. Analizó datos de más de 4.000 pacientes que buscaron atención en el hospital NYU Langone Health entre el 1 de marzo y el 2 de abril.

“La obesidad es uno de los motivos más importantes para ser hospitalizado. Antes incluso que la presión arterial o la diabetes, aunque a menudo van juntas. Es más importante que la enfermedad coronaria o el cáncer o la enfermedad renal, o incluso la enfermedad pulmonar”, dijo la doctora Leora Horwitz. Autora principal y directora del Centro de Innovación y Ciencias de la Salud en la NYU Langone.

La obesidad también parece ser un factor para un mayor riesgo de muerte por Covid-19, aunque en menor grado, dijo el Dr. Horwitz

Advirtió que los hallazgos eran preliminares, observó que algunos de los datos aún estaban incompletos. También enfatizó que el documento no había sido revisado todavía.

Los científicos están algo desconcertados por el impacto de la obesidad en el curso de la enfermedad. Pero el Dr. Horwitz dijo que las implicaciones para la atención al paciente eran claras. “Significa que, como médicos, deberíamos pensar un poco más cuidadosamente sobre aquellos pacientes con obesidad cuando ingresen. Deberíamos preocuparnos un poco más por ellos”, dijo.

Otro estudio de la NYU Langone, que se centró en pacientes menores de 60 años. Descubrió que las personas con obesidad tenían el doble de probabilidades de ser hospitalizadas y tenían un riesgo aún mayor de requerir atención crítica. La asociación entre obesidad y enfermedad más grave no se observó en pacientes mayores de 60 años. La gravedad de la enfermedad a menudo es una sorpresa para los más jóvenes y “proporciona otra capa de shock a esta enfermedad”. Dijo la autora del artículo, la Dra. Jennifer Lighter. 

También se han realizado estudios que destacan los riesgos de obesidad en otros países.

Aunque la mayoría de los primeros informes de China señalaron factores de riesgo como la diabetes tipo 2 y la hipertensión. Que son comunes en personas con obesidad.

Los científicos en Shenzhen, China, publicaron un informe preliminar en línea este mes. Que encontró que los pacientes con Covid-19 con un IMC alto, tenían más del doble de riesgo de neumonía severa que aquellos con un IMC más bajo. Otro estudio de China, que analizó los resultados entre un grupo de 112 pacientes con Covid-19, informó que de los 17 pacientes que murieron, 15 tenían sobrepeso u obesidad. 

Más recientemente, un estudio francés informó que casi la mitad de los 124 pacientes de Covid-19 en Lille, Francia, tenían obesidad. El doble de la tasa de un grupo de comparación de pacientes de cuidados intensivos hospitalizados por otras razones el año pasado. El estudio también informó que la necesidad de ventilación mecánica aumentó con un mayor peso corporal.

En Ochsner Health, un sistema con 41 hospitales en Louisiana y el sur de Mississippi, el Dr. Leo Seoane, vicepresidente senior de la compañía. Dijo que el 60% de los pacientes hospitalizados con Covid-19 tenían obesidad y que la obesidad parecía casi duplicar su riesgo de requerir un ventilador.

“En los EEUU no siempre hemos identificado la obesidad como una enfermedad, y algunas personas piensan que es una opción de estilo de vida”. Pero no lo es “, dijo el Dr. Matthew Hutter, director del Centro de Pesas del Hospital General de Massachusetts y presidente de la Sociedad Estadounidense de Cirugía Metabólica y Bariátrica. “Enferma a la gente y nos estamos dando cuenta de eso ahora”

La sabiduría convencional ha explicado tradicionalmente el exceso de peso como un simple desequilibrio calórico que puede abordarse comiendo menos y haciendo más ejercicio.

Sin embargo, grupos médicos prominentes han reconsiderado su enfoque, y ahora reconocen la obesidad como un trastorno médico causado por una compleja red de factores subyacentes. Que a su vez predispone a las personas a otros problemas médicos graves. 

Algunos médicos consideran que la obesidad es un marcador de mala salud asociada con la pobreza, que refleja una combinación de factores sociales y económicos, desde una educación inadecuada y oportunidades de trabajo limitadas hasta vecindarios empobrecidos donde el acceso a alimentos saludables, atención médica y oportunidades para hacer ejercicio son escasos.

El vínculo de la obesidad con las enfermedades crónicas es bien conocido, pero la experiencia con la gripe H1N1 en 2009 reveló que las personas con obesidad también son más vulnerables a las enfermedades infecciosas. 

Los estudios también han demostrado que no reciben la misma protección contra las vacunas contra la influenza que otros. Los médicos dicen que los pacientes con obesidad pueden ser más difíciles de manejar en el entorno hospitalario. Requieren camas especiales y equipos de imágenes, y son más difíciles de intubar y evaluar al extraer un ventilador.

Los defensores de las personas con obesidad dicen que también pueden retrasar la búsqueda de atención, disuadidos porque los proveedores de atención médica los han tratado mal en el pasado. “Se preocupan:‘ Si voy al hospital, ¿voy a ser evaluado según mi índice de masa corporal? ¿La persona flaca a mi lado va a conseguir el ventilador, no yo? “, Dijo la Dra. Donna Ryan, editora jefe de la revista Obesity. 

Los doctores en las trincheras que tratan a pacientes con coronavirus gravemente enfermos dicen que esperaban ver a pacientes viejos y ancianos enfermarse de forma aguda y crítica, pero los pacientes jóvenes que enferman gravemente los han puesto nerviosos. De los 14 pacientes de Covid-19 recientemente en la unidad de cuidados críticos del Dr. Sanam Ahmed en Mount Sinai en el Upper East Side, dijo, 12 tenían al menos 50 años y tenían problemas médicos complejos. Los dos pacientes más jóvenes, que tenían 30 años, tenían obesidad y ninguna otra enfermedad. “Parece que, para ellos, la obesidad es el factor de riesgo”, dijo el Dr. Ahmed. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

[zcwp id = 1]